Por fuera del amor fingido – Sahir Akel

“La Iglesia es el ámbito espiritual en donde todo lo que se vive debe ser real. Nada puede ser fingido, porque, cuando “parecemos ser lo que no somos en esencia” perderemos una Generación que está desesperada por conocer la Verdad”.

Los Vínculos que se forman deben ser en Amor. Sin embargo, es importante desenmascarar el “amor fingido”, esta clase de amor, es exactamente igual en lo visible al Amor que nace de la Naturaleza de Dios, pero su esencia es diferente.

El Amor fingido, destruirá toda fortaleza de la Iglesia. Apagara la Vida y la Luz que puede brillar en medio nuestro. Porque donde opera el fingimiento, opera el engaño. Opera la mentira.

Cuando leemos el consejo de Pablo a su hijo Timoteo, “…Esta es la iglesia del Dios viviente, columna y fundamento de la verdad…” en 1 Timoteo 3:15 | NTV | Vemos claramente que la Iglesia que Dios edifica, en su esencia y sustancia es sostenida por la Verdad.

Cuando el fingimiento opera, la Iglesia deja de ser edificada por Dios para ser edificada por el hombre. Dejándonos los resultados que vemos hoy, gente que después de 20 años no quiere saber nada con Dios.

“El Amor fingido establece la mentira como gobierno y los intereses personales como la razón real de las relaciones que se forman. (Otra vez) La Iglesia que Dios edifica, nada tiene que ver con esto”.

El Amor fingido como el sustituto del Amor Verdadero.

Dice Romanos 12:9-10 | NTV “No finjan amar a los demás; ámenlos de verdad. Aborrezcan lo malo. Aférrense a lo bueno. Ámense unos a otros con un afecto genuino y deléitense al honrarse mutuamente”.

Una característica que posee el Amor Genuino, es que no tiene diplomacia. La iglesia se ha formado, en muchos casos, en la “diplomacia”. Es decir, se esforzó por “Parecer, más que por Ser”.

¿Por qué es más fácil movernos en el amor fingido que en el Amor en Cristo?

Porque en el amor fingido se requiere de educación. Pero en el Amor en Cristo, Sacrificio.

Bajo la influencia del amor fingido, con un poco de educación podemos mostrarnos amorosos. Por educación podemos hacer creer que oímos al otro, que oramos por el otro, que nos interesa su vida, etcétera. Pero la verdad es, que esta clase de “amor diplomático” genera un vacío espiritual cada vez mayor.

Detallemos las palabras de Pablo, el dice:

“No finjan amar a los demás; ámenlos de verdad…”: Estas palabras parecen fácil de entender, pero no lo son. Pablo al decir que no “finjan” está diciendo, “recuerden que ustedes no son actores que tiene que hacerles creer a la gente que aman… Son hijos que tiene que Amar en Verdad”.

De alguna manera, esta “actuación” era muy común en personas que hablaban de Cristo. Ellos eran expertos en fingir amor, pero en verdad eran actores que solo les interesaban sus intereses personales.

El Apóstol Pedro es muy categórico con esta clase de gente cuando escribe en
2 Pedro 2:3 | RV60 “…y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme”

¿Dónde nacen las palabras fingidas? Inevitablemente, de un Amor fingido y una cosa lleva a la otra. El amor fingido, dejará como resultado palabras fingidas, acciones fingidas, ayuda fingida. Porque, nada que está hecho por fuera del Verdadero Amor, podrá ser sincero. Esto fortalece la frase de Pablo al decir, “Ámense de Verdad”.

Luego encontramos en Romanos esta frase, “Aborrezcan lo malo. Aférrense a lo bueno…”
Es interesante ver lo bueno y lo malo desde la perspectiva del fingimiento.

“Toda persona que no crezca en el Amor Natural de Dios, crecerá en el amor fingido y desde allí, aunque no sea mala la intención, no podrá discernir entre lo bueno y lo malo”.

El Amor que nace en Cristo, siempre nos vinculara con la Voluntad del Padre.
Esto significa que, “aborrecer lo malo” es una cuestión de Madurar en el Amor.

Lo bueno no es una meta, es parte de la naturaleza del Amor. La Palabra “aferrarse” es importante de considerar. Porque por lo general uno se “aferra” a aquello que considera importante y no lo quiere dejar ir. Como también, se puede aferrar a algo en particular para salvar su vida o no caer… Aferrarse a lo Bueno, es permanecer vinculado a la Voluntad del Padre en Amor.

¿Cómo salir del amor fingido para vivir en el Amor de Cristo?

Deberíamos considerar que, Amar dentro de la Naturaleza de Dios, tiene mucho más que ver con renunciar a cosas que no deseamos renunciar, tan solo por Amor a otro, como a Dios.

Sé que esto suena poco agradable al oído. Pero las Escritura nos conducen a entender por medio del Espíritu Santo esta verdad. El Amor solo crece por medio del sacrificio a mi interés personal.

Pablo dice “Ámense unos a otros con un afecto genuino y deléitense al honrarse mutuamente”… Afecto genuino, sin dudas, es la integridad de ese Amor y ¿Cómo se manifiesta esa integridad? Por medio de la honra.

“Honrarse mutuamente” es un nivel muy alto de sacrificio. El Amor nos conduce a honrar a los demás, no a buscar mi honra. A reconocer a los demás, no a ser reconocido.

La iglesia, por medio de un mensaje totalmente egocéntrico, condujo la honra sobre aquellos que tienen “posiciones importantes”. Por supuesto que, existen hermanos que deben ser honrados más que otros, solo por la labor que llevan adelante. Pero en el Amor, todos son dignos de honra. De ser considerados y tenidos en cuenta.

“La Iglesia que se sacrifica solo por Amor, es la Iglesia que expresará la naturaleza de Dios”.

Muchos están dispuestos a dar todo, menos el gobierno de su vida. Esta es la señal de la ausencia de una Amor Maduro que está dispuesto a sacrificar, solo para que otro sea levantado.

Me viene a la memoria las palabras de Pablo en Romanos 13:8 | NTV “No deban nada a nadie, excepto el deber de amarse unos a otros. Si aman a su prójimo, cumplen con las exigencias de la ley de Dios”

Cualquier tipo de deuda que tengamos, debe ser tratada con urgencia si es que se puede, siendo creíbles en cuanto a nuestra palabra y actitud. Pero hay una deuda que no podemos tener… la de amarnos.

“Nunca debas Amor, porque estarás permanentemente endeudado con Dios…”.
Amar al prójimo, saldará toda deuda con Dios y para esto, se necesita el Sacrificio.

Creo profundamente, en la Iglesia que estará dispuesta a dejar sus deseos personales para no tener deudas de Amor. Muchas de esas deudas fueron contraídas por la comodidad, pero creo profundamente que, saldaremos la deuda con esta generación.

Close

Lugar mas Alto

Somos Iglesia, Somos Familia.

Close

Sign in

Close

Cart (0)

Cart is empty No products in the cart.

Lugar mas Alto

Somos Iglesia, Somos Familia.