Estás muerto y no te diste cuenta – Sahir Akel

“La muerte es un espíritu vivo y operativo, como la Vida, con la gran diferencia en el resultado final…”.

Sin embargo, la muerte es engañosa, teniendo la particularidad de cegar el entendimiento para no lograr identificar lo alejado que podemos estar de la Vida de Dios.

Recordemos las palabras en Apocalipsis 3:1|NVI “…Conozco tus obras; tienes fama de estar vivo, pero en realidad estás muerto…”

No deja de ser impactante la esencia de esta palabra. Porque, entre líneas, podemos notar cuestiones que, de alguna manera, se asemejan al estado de muchas personas hoy.

“Tienes fama de estar vivo…”

Si tuviéramos que preguntarnos ¿Cómo la muerte nos engaña para hacernos creer que estamos vivos, pero en verdad estamos muertos? Esta frase lo define. Es decir, la frase “Tienes fama de estar vivo…” habla sobre una Iglesia o sobre alguien que fundamentó su vida espiritual en lo superficial, en lo externo y temporal.

Muchas personas atraviesan esto mismo, tal vez, sin intención. Tener “fama” habla de una edificación, pero equivocada. Porque se fundamenta en la construcción de una imagen superficial que no puede mantenerse con el tiempo.

La fama de la Iglesia de Sardis era la de una Iglesia Viva, entonces ¿Por qué el Señor la llama muerta?

Sardis estaba ubicada en una “Acrópolis” (tengan en cuenta esta palabra) natural que se mantenía elevada a unos 450 metros sobre el valle. Esta ciudad era casi impenetrable. Era una ciudad prospera.

Ahora, es importante que presentemos atención a esa palabra “Acrópolis” porque define la cultura de la iglesia. Acrópolis proviene del griego, “akros” (extremo, cima) “polis” (“ciudad’) y hace referencia a “la parte más alta de una ciudad”. Pero también su nombre deriva del significado “Ciudad de los Vivos”.

Es decir, Sardis, estaba ubicada a una altura donde no podía ser atacada y al mismo tiempo, era considerada como una Ciudad Viva. La Iglesia creía lo mismo. Sin embargo, estaba muerta para Dios.

¿Cuál era el motivo de su muerte? Que la fama no genera Regeneración. Transformación de mente y corazón.

¿Qué quiero decir? La mayoría de las personas que conformaban la Iglesia de Sardis, no habían permitido ser redimidas y regeneradas. Solo eran personas que participaban, pero no entregaban su vida.

Hoy, lo podemos notar en personas que, “participan de la Reunión”, pero sus vidas no terminan de ser transformadas, sujetos todavía a cuestiones que tienen que ver con la vieja naturaleza.

“Fama de Cristiano, no te hace Cristiano y mucho menos, Dios te conoce como tal”

Quisiera detenerme unos minutos en las palabras de Jesús, en Juan 10:10 | NTV “El propósito del ladrón es robar y matar y destruir; mi propósito es darles una vida plena y abundante…”

Prestemos atención a la palabra “Ladrón”, su significado es, “Persona que sustrae lo que pertenece a otros por medio de la fuerza…”

Teniendo este significado en mente, notamos que la muerte como “ladrón”, tiene como propósito “Robar”, es decir, “arrancarnos directamente del hábitat de la Vida”“Matar” es decir, “establecer la muerte como un sistema de vida” … “Destruir” es decir, llevar a los hijos de Dios, a que nunca más puedan encontrar la identidad en Cristo.

“La muerte como “persona espiritual” opera como “Ladrón” con el propósito de establecer su engaño como estilo de vida” … “El mayor robo que hemos sufrido los Hijos de Dios, ha sido no vivir la Vida de Dios”

Es importante conectar esta palabra en Juan, a las palabras del siguiente versículo de Apocalipsis 3. Dice el Vs.2 | RV60 “Sé vigilante, y afirma las otras cosas que están para morir…”

Aquí encontramos una clave interesante. “Ser vigilante” o “Cuidadoso” nos servirá para prestar atención. El Espíritu Santo todavía mantiene viva ciertas cosas en mí, que no permiten a la muerte establecerse.

“Lo que todavía permanece Vivo, afírmalo, nunca la muerte podrá superar la Vida de Dios”

Quisiera terminar con estas palabras.

“La muerte es amiga de la imprudencia. Alguien imprudente no evalúa el peligro de las cosas”

Recordemos el Proverbio 22:3 | DHH “El prudente ve el peligro y lo evita; el imprudente sigue adelante y sufre el daño”

Esto lo Sufrió Sansón. Dice Jueces 16:20 “…el Espíritu de Dios dejó a Sansón y él no se dio cuenta…”

Tendríamos muchas cosas para decir con respecto a Sansón, pero si leemos este capítulo de Jueces, nos daremos cuenta que, en algún momento determinado, tendrá un alto costo no identificar como la muerte fue ingresando a nosotros.

¿Cómo puede una persona descansar sin darse cuenta que Dios ya no estaba con él? Sansón tuvo una vida tan mezclada, que el propio don que Dios le había dado, lo termino engañando.

“Sansón ya no podía identificar la ausencia de Dios en el”

“La muerte opera para que nunca te des cuenta que estás muerto, aprovechando la oportunidad de que Dios te sigue dando…”

“Dios está estableciendo una Generación Viva. Que se note la Vida por el cuidado de ella. Dios no levanta una generación con Fama de Vida, sino, con la Manifestación de la Vida”

Close

Lugar mas Alto

Somos Iglesia, Somos Familia.

Close

Sign in

Close

Cart (0)

Cart is empty No products in the cart.

Lugar mas Alto

Somos Iglesia, Somos Familia.