Cristo a través de nuestro Carácter – Sahir Akel

Pensaba esto: Todo lo que Dios es, lo poco que podemos conocer de Él, es Hermoso, Maravilloso. Cualquier persona que logra conocer en parte la Naturaleza de Dios, se enamora para no Dejarlo jamás. Él es Dios. Es Padre. Es Amoroso. Es Justo. Es Cuidador y Protector. Es Proveedor. Es Perdonador. En Verdad, no tendríamos tiempo, ni siquiera podríamos encontrar las palabras justas para definirlo en Su totalidad… Sin embargo, meditaba sobre esto: “La naturaleza de Dios, Su Plenitud y Hermosura, están sujetas al carácter de un individuo o de la Iglesia” Verdaderamente, ¡Increíble!

De alguna manera inentendible a nuestra mente, Dios decide sujetar al Carácter de la Iglesia Su Imagen. Y justamente aquí, encontramos el motivo por el cual, algunas cuestiones o respuestas que esperamos, parecieran retrasarse sobre nosotros. Si entendemos que somos la imagen de un Dios invisible, esto requiere de una gran responsabilidad. Dios administra todo lo que Es en nosotros a Su manera, para que nada se eche a perder.

Quisiera que podamos leer Salmos 105:16-19 | NTV “Mandó hambre a la tierra de Canaán, y cortó la provisión de alimentos. Luego envió a un hombre a Egipto delante de ellos: a José, quien fue vendido como esclavo. Le lastimaron los pies con grilletes y en el cuello le pusieron un collar de hierro. Hasta que llegó el momento de cumplir sus sueños, el Señor puso a prueba el carácter de José…”

Estos versículos hablan de la historia de José, en medio del hambre que vino sobre la tierra, Dios tomó a José y en condición de esclavo lo llevó a Egipto para cumplir Su propósito.

Sin embargo, detengámonos en algunos detalles: Dice el Salmo que José entró a Egipto, “no como el ungido visible de Dios, sino con grilletes en los pies y collar de hierro en el cuello”.

José era el elegido por Dios para influenciar a los de Su Generación y a las Generaciones venideras. Sin embargo, “era esclavo de Su Carácter”.

Por favor, traigamos por un momento, esta palabra al presente, Esos “grilletes en los pies” y ese “collar de hierro” representan la condición de una persona que todavía no fue formado en su carácter.

Todos conocemos la historia de José, “después del Faraón, termino siendo el hombre más importante, fuerte y rico de Egipto” Pero esto no es una historia de “éxito personal” … es una clase magistral de Dios para enseñarnos que, la Grandeza de Su Llamado sobre nosotros, estará siempre sujeta a la Madurez del Carácter.

A medida que crecemos en Cristo, vamos comprendiendo la importancia que tenemos para Él y para nuestra Generación. Pero también debemos saber que, “nuestro carácter no puede fallar”.

Quisiera recordar Proverbio 24:10, pero en dos versiones diferentes. Dice, RV60 | “Si fueres flojo en el día de trabajo, tu fuerza será reducida…” … Dice TLA | “Quien se rinde ante un problema, no demuestra fuerza ni carácter…”.

Extraordinariamente, Salomón expresa la necesidad de comprender que en el Carácter se encuentra el progreso de la Vida de Dios o el progreso de la muerte espiritual.

¿A qué trabajo se refería Salomón, al decir que no podemos ser flojos?
Dicen los versículos 11-12 | NTV “Rescata a los que están injustamente condenados a morir, sálvalos mientras van tambaleando hacia su muerte. No te excuses diciendo: “Ay, no lo sabíamos”. Pues Dios conoce cada corazón y él te ve. El que cuida tu alma sabe bien que tú sabías. Él pagará a cada uno según merecen sus acciones.”

¿Qué entendemos por ser flojos de carácter? Si falla nuestro carácter, es mucho más que dejar de congregar. Es librar a manos de la muerte, nuestra próxima generación.

Dios todos estos años Estuvo y Está trabajando con el carácter.

Dice el Salmo “…Hasta que llegó el momento de cumplir sus sueños, el Señor puso a prueba el carácter de José…”

La biblia no habla de cumplirle el “Sueño a José”, sino que la traducción correcta es “hasta que llegó el momento del “Cumplimiento de la Palabra”.

“Desde que Dios le habló en Sueños y le mostró lo que haría con él, Dios no dejó de “probarlo” “formarlo” “Enseñarle” para forjar un Carácter que pueda sostener todo lo que vendría.

Esto nos debe cambiar la óptica totalmente. ¿Contra quién estuvimos luchando? ¿Quién fue nuestro enemigo? ¿Quién fue el gran verdugo de nuestros sueños? Creo que fue nuestro carácter no redimido y nuestra falta de entendimiento sobre que, Dios trabaja en el para darnos lo prometido o para soportar si así no fuera.

“Nadie más que Dios, en su totalidad, sabe la importancia de formar en nosotros un Carácter que dé a la medida de nuestro Propósito…”

Quiero traer a memoria las palabras dichas por Dios en Deuteronomio 8:2 | NTV “Recuerda cómo el Señor tu Dios te guio por el desierto durante cuarenta años, donde te humilló y te puso a prueba para revelar tu carácter y averiguar si en verdad obedecerías sus mandatos”

Dios no buscó lastimarlos, Dios no es una especie de tirano que quiere lastimar. Dios buscó que pudieran conocerse. Porque en ocasiones, “la boca dice algo que a nuestro carácter todavía no se le ha revelado”.

“Nadie duda de que Amas al Señor, pero la única forma de poder fortalecer ese amor es, ser probado en el carácter…”

Dice Romanos 5:3-5 | NTV “También nos alegramos al enfrentar pruebas y dificultades porque sabemos que nos ayudan a desarrollar resistencia. Y la resistencia desarrolla firmeza de carácter, y el carácter fortalece nuestra esperanza segura de salvación”

“La razón de la alegría, no es la prueba en sí, sino, lo que esta produce en un hijo de Dios, fortaleza de carácter. El resultado es la Seguridad de ser Salvos. Pero no interpretemos solo Salvación de irnos al Cielo, veamos también la Salvación como la seguridad para nuestras generaciones, ellos disfrutarán Salvación también”.

Hermanos, una Iglesia débil en Carácter, será débil en Influencia. En Intimidad con Dios y en el Cumplimiento de la Palabra de Dios.

“Dios nos ha sembrado en una porción de tierra que, a los ojos de los hombres, pareciera perdida, pero a los ojos de Dios, le pertenece. Dios no podía explicarle a José que Egipto quedaría gobernado por Él. Si lo hacía, José se hubiera terminado de perder, su carácter no estaba formado en él. El carácter de un hombre de Dios…”

En la Biblia, la palabra carácter se refiere a “la clase de Naturaleza que distingue alguien, de aquel que no posee la Naturaleza de Dios”

Esto es muy importante, ¿por qué? Porque, como hijos de Dios, somos mudados a una Nueva Naturaleza, nos quedan los rasgos de nuestra humanidad, pero no el gobierno de ellos.

No se trata de cambiar el carácter, sea la característica que sea. Se trata de que sea gobernado por la Naturaleza de Dios, para que, a través de ese gobierno, pueda producirse la manifestación gloriosa de Su Llamado.

Algunos de nosotros, solo hemos experimentado una pequeña porción del Llamado de Dios, estamos en el proceso de la transformación del Carácter.

Hablar de nuestro estilo de carácter, es solo el Síntoma, no la enfermedad.

Dios no trata con los síntomas, Dios trata con la enfermedad. Es decir, Dios está procesándonos para erradicar la enfermedad que nos controla, no los síntomas que manifestamos.

“Dios está conduciendo a la Iglesia a tener el Carácter de Cristo. Observemos lo que dice Hebreos 1:3 | NTV “…El Hijo irradia la gloria de Dios y expresa el carácter mismo de Dios…”

“Cuando una Iglesia, un creyente logra lo que expresa Hebreos, todo lo imposible se revierte sin ningún tipo de esfuerzo. Porque Dios nos llama a irradiar la Gloria y el Carácter de Cristo a esta generación. Sin embargo, sucedió lo contrario, la Iglesia o los creyentes en sus hogares, irradiaron la hipocresía de la Religión. Pero ya no más. La Vida de Dios se está haciendo presente con mayor fuerza en nosotros para que todos crean”

Close

Lugar mas Alto

Somos Iglesia, Somos Familia.

Close

Sign in

Close

Cart (0)

Cart is empty No products in the cart.

Lugar mas Alto

Somos Iglesia, Somos Familia.