Cuando Cristo Crece, todo en nosotros Crece – Pastor Sahir Akel

Uno de los mayores obstáculos para que Cristo crezca en nosotros es: “Esforzarnos por cambiar lo externo, en vez de permitir ser transformados en Esencia”.

Por lo general, trabajamos en pos de ajustar lo que las personas ven, descuidando el hecho de que nunca se trató de esto. El esfuerzo del ser humano por el cambio externo, sustituyó la transformación espiritual que debe fluir para que Cristo Crezca.

Hermanos, “Dios solo está en el negocio de transformarnos a la imagen de Su Hijo”

Recordemos 2 Corintios 3:18 | NTV; “Así que, todos nosotros, a quienes nos ha sido quitado el velo, podemos ver y reflejar la gloria del Señor. El Señor, quien es el Espíritu, nos hace más y más parecidos a él a medida que somos transformados a su gloriosa imagen”

¿Cómo se produce y en qué se basa la transformación espiritual? En “Ver y Reflejar”. Estas dos palabras expresadas por el Apóstol Pablo, son las evidencias espirituales del crecimiento de Cristo en la Persona.

Veamos el asunto de Ver y Reflejar:

Ver: Se relaciona al hecho de “ser libres de la ceguera espiritual”. La ceguera espiritual es una de las enfermedades de mayor propagación en el ámbito de la Iglesia. ¿Por qué? Porque “Ver”, es la Obra del Espíritu Santo sobre un Creyente que está siendo limpiado en su entendimiento espiritual, para que los velos religiosos no logren detener a Cristo creciendo en el interior.

Recordemos Juan 9:35-38 | NTV; “Cuando Jesús supo lo que había pasado, encontró al hombre y le preguntó: ¿Crees en el Hijo del Hombre? ¿Quién es, señor?, contestó el hombre. Quiero creer en él. Ya lo has visto, le dijo Jesús, ¡y está hablando contigo! ¡Sí, Señor, creo! dijo el hombre. Y adoró a Jesús”.

La expresión: “Ya lo has visto”. No hace referencia a la acción de ver de forma natural. Si este hombre, después de ser ciego de nacimiento, hubiera entendido estas palabras de manera natural, nunca hubiera creído. Sin embargo, él demuestra que cree porque las palabras de Jesús, lo liberan de la ceguera espiritual que estaba sobre sus padres y sobre los líderes religiosos.

Reflejar: Uno de sus significados es; “Dejarse ver una cosa en otra”. Es muy interesante este significado, ¿Por qué? Porque cuando Dios, en su infinita Bondad y Gracia, nos permite alcanzar una Vista Espiritual, Cristo comienza a Crecer y al Crecer, toma todo de mi para convertirme en el Reflejo de Su Persona.

Esto es lo que trata de mostrarnos el Libro de Génesis en la formación del hombre al ser “Creado a Su Imagen y Semejanza”. La idea eterna de Dios siempre fue, que el Hombre logre reflejar en su temporalidad la Eternidad.

Hermanos, “Solo podemos reflejar aquello que hemos visto”. Son las palabras del Apóstol Pedro en Hechos 4:20 | NTV; “Nosotros no podemos dejar de hablar acerca de todo lo que hemos visto y oído”

La intención de Dios es hacernos cada vez más parecidos a Él. En otras palabras, La intención de Dios es que Cristo crezca para que podamos crecer en Él.

Quisiera compartir unas claves que permitirán a Cristo Crecer y a nosotros Crecer conjuntamente en Él:

Primero: “Cristo Crece a través de un Nuevo Nacimiento”.

El Nuevo Nacimiento asegura el Crecimiento de Cristo en nosotros, porque este Nacimiento no contiene aspectos de la naturaleza vieja que nos gobierne.

La verdadera Vida Espiritual se inicia en el Nuevo Nacimiento; es allí donde somos considerados hijos de Dios. Recuerdan Juan 1:12-13 | NTV; “Pero a todos los que creyeron en él y lo recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios. Ellos nacen de nuevo, no mediante un nacimiento físico como resultado de la pasión o de la iniciativa humana, sino por medio de un nacimiento que proviene de Dios”

“Nacer de Nuevo, no significa nacer a una religión, significa Nacer a la Vida de Dios como una dimensión desconocida para la razón, pero necesaria para el espíritu y la Fe del hombre, entre otras cosas”.

Segundo: “Cuando somos libres del engaño, a causa de la llenura del Espíritu Santo”.

Dice Efesios 5:18 | NTV; “No se emborrachen con vino, que lleva al desenfreno. Al contrario, sean llenos del Espíritu Santo”.

Encontramos en esta palabra un criterio espiritual increíble. El Apóstol Pablo, está dándonos mucho más que un consejo de cómo manejar el asunto del alcohol. Pablo, utiliza este ejemplo para hablar de los efectos de ser llenos de lo equivocado.

Cuando alguien está alcoholizado, no logra estar consciente y todo su ser está en un desenfreno o desorden profundo. Este es el estado de la mente engañada que no permite a Cristo crecer y a nosotros crecer en Él. Por esto nos dicen las Escrituras, “Sean llenos del Espíritu Santo”. En otras palabras, “…No permitan que nada ocupe el lugar que solo le pertenece a Dios para que Cristo pueda crecer”.

Tercero: “Cuando logramos un conocimiento experimental de la Gracia de Dios”.

Hermanos, “Uno de los motivos por lo cual Cristo no crece es, porque una cosa es tener información de Dios y otra diferente es conocer de manera experimental a Dios”

La mucha información de Dios, no siempre da lugar a que Cristo Crezca. Y para ello una Experiencia con la Gracia es fundamental. ¿Por qué? Porque la Gracia vista y entendida desde la Eternidad nos enseña la Naturaleza de Amor de Dios. Permitiéndonos ver con claridad que, “Nada de lo que hicimos o hacemos, modifica aquello que Dios ya hizo en el Hijo por nosotros”

Pedro escribió: “Antes bien, crezcan en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A El sea la gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén” 2 Pedro 3:18.

El apóstol habla del crecimiento en conocimiento y gracia. Esta gracia incluye el aspecto experimental de haber sentido el perdón de nuestros pecados, y el profundo amor de Dios. Si no conocemos de una manera profunda la gracia de Dios, Cristo no puede crecer en nosotros.

Cuarto: “Una vida de humildad revelada y no forzada”.

Hermanos, “Es contradictorio pensar que Cristo crece en nosotros, si no puede corregirnos el orgullo que creemos no tener”

Jesús fue claro al decir en Mateo 11:29 | RV60; “…aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas”

¿Dónde se encuentra el secreto de la humildad revelada? En la frase, “Aprended de Mí”. “Aprender”, hace referencia a un discípulo. A alguien que decide quebrar todo su entendimiento y su razón para lograr Verlo y así imitarlo. Cristo Crece cuando aprendemos sobre Su Mansedumbre y Humildad.

¿Cuál es la Señal de que estamos viviendo en Su Humildad? “El descanso para el Alma”. Una Vida de Humildad, se caracteriza, no por acciones aparentemente humildes, sino, por el descanso en el mundo interior, al reconocer en humildad que, si Cristo crece, yo crezco junto a Él.

Sexto: “Cuando logramos ser libres de la temporalidad”

Uno de los ejemplos que Jesús nos dejó fue; “No dejar de avanzar a causa de la temporalidad que lo rodeaba”

El avance, no tiene que entenderse por el éxito de lograr algo. Alguien que avanza es aquel que Cristo al crecer lo conduce a la meta del Propósito Eterno.

Estas son las palabras del Apóstol Pablo, cargadas de Visión Eterna y Humildad revelada. En Filipenses 3:13-14 | NVI; “Hermanos, no pienso que yo mismo lo haya logrado ya. Más bien, una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y esforzándome por alcanzar lo que está delante, sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús”.

Debemos recordar que “En todo momento de este camino de la vida, habrá algo más importante que la temporalidad que vivimos. Esto es lo Eterno y Cristo Creciendo”.

Séptimo: “Cuando somos gobernados por Su Naturaleza de Servicio”.

Hermanos, “Cuando Cristo crece, amamos Servirlo. Porque Servirlo es la Naturaleza de un Hijo de Dios”. No servimos por ímpetu, estado de ánimo, o ganas. Lo hacemos por Amor y por la Naturaleza que nos gobierna.

Cuan necesario es traer a memoria las palabras de Jesús en Mateo 20:28 | NVI; “…el Hijo del hombre no vino para que le sirvan, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos”

Cristo crece cuando, el Servicio no es un Asunto de agenda, ni compromiso temporal. Sino una motivación Eterna nacida en una Nueva Naturaleza.

“Cuando Cristo crece, todo en nosotros Crece”

Start typing and press Enter to search