La Bondad Eterna de Dios que se disfruta en la Gracia – Pastor Sahir Akel

“No debe existir un tema tan controversial como el de la Bondad de Dios”. Vemos a personas todo el tiempo midiendo Su Bondad a causa de los acontecimientos que suceden. La mente no para de prejuzgar aquello que no comprende, pero, aun así, sentimos el derecho de hacerlo.

La frase más recurrente que escuchamos es, “Si Dios es bueno, ¿Por qué pasan estas cosas?”

Hermanos, “Tal vez podamos comprender este pensamiento en aquellos que desconocen la Vida de Dios, sin embargo, no deja de ser preocupante, cuando encontramos este pensamiento de manera recurrente en las personas que dicen tener Fe”.

“Necesitamos ver la Bondad desde la Gracia. No podemos analizar Su Bondad desde los gustos personales o desde la justicia del hombre. Es más, necesitamos tener una reconciliación con la Bondad de Dios”

La palabra “Bondad”, en el original bíblico tiene una variedad de significados que nos permiten comprender mejor cómo es la Naturaleza de Dios: “Excelencia moral”; “El Bien, lo Bueno, lo Justo”; “Alguien que posee cualidades deseables”.

Sin dudas, al observar estos significados, nos damos cuenta de que la Bondad de Dios está en Su Naturaleza, no tan solo en una Acción. Es decir, Dios es “Naturalmente Bueno”, por consecuencia, todas sus acciones terminarán siendo buenas.

Recuerdan las palabras escritas en Santiago 1:13-14 | NVI; “Que nadie, al ser tentado, diga: Es Dios quien me tienta. Porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni tampoco tienta él a nadie. Todo lo contrario, cada uno es tentado cuando sus propios malos deseos lo arrastran y seducen

Santiago nos brinda tres claves para que podamos ubicar el pensamiento de manera correcta:

Primero: “Necesitamos discernir los pensamientos”. Dice, “Que nadie al ser tentado, diga: “Es Dios quien me tienta”. Debemos considerar seriamente esta frase, porque deja expuesto el pensamiento en medio del proceso. La palabra “Tentación”, aquí se traduce también como, “Prueba”. El punto del Apóstol Santiago es enseñarnos a transitar los procesos o las pruebas sin que la mente nos destruya en el camino.

“La prueba o tentación, puede fortalecernos en Su Voluntad según el estado del Corazón Espiritual; o puede conducirnos permanentemente hacia una duda que termina apagando la Fe”

Hermanos, “Si no vemos las circunstancias desde lo Eterno, con un Corazón Espiritual Sano, en la Gracia, la naturaleza humana siempre apuntará contra Dios”.

Segundo: “Dios no puede ser tentado por el mal…”. ¿Cuán profundo comprendemos esta frase? Aquí le daremos mayor forma a lo que hablamos al comienzo. La Bondad de Dios es expresada en Su Naturaleza, no en el juicio de valoración que hagamos de sus acciones.

“La Naturaleza de Dios es Santa, esto significa, que no posee la capacidad para hacer mal y tampoco es vulnerable a él”

“Que Dios no sea tentado por el mal, significa, que Él no necesita usar algo naturalmente malo”

Esto nos ayudará a comprender el tercer punto: “cada uno es tentado cuando sus propios malos deseos lo arrastran y seducen”. ¿Cómo podemos comprender sobre la Bondad de Dios, si todo lo entendemos desde una naturaleza caída, desde los intereses personales?

Aquí hay una expresión clave, “…cuando sus propios malos deseos…”. En otras palabras, son “mis propios deseos” los que no me dejan reconocer la Bondad de Dios. Porque por lo general, mis deseos están encerrados en mi temporalidad.

¿Por qué necesitamos crecer en la Eternidad, en la Gracia? Porque la temporalidad tiene suficiente poder para asfixiar la fe y la Visión.

“Quedar atrapados en la temporalidad no nos permite experimentar a través de la Gracia la Bondad de Dios”

Recuerdan la frase tan poderosa de Mateo 7:11, donde dice, “¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?”

“Esta palabra resuelve la temporalidad, no viene a darle explicación a los acontecimientos, viene a recordarnos que la Naturaleza de Dios es Bondad”

“Esta palabra tampoco viene a resolver nuestras oraciones egoístas. Es decir, debemos aprender que Dios solo está sujeto a dar “buenas cosas”. Debemos recordar el libro de Lucas (11:13), en el mismo pasaje dice, “Como no nos dará al Espíritu Santo”. Dios no está al servicio de responderle al hombre todo lo que este le pida, sino, responderle conforme a lo que sea bueno…”

La Visión Eterna, o ver las cosas desde la Eternidad, nos permitirá comprender que estamos dentro de Su Bondad; no cerca de ella.

El Salmista, luego de un caos profundo en su interior, como lo expresa el Salmo 73, donde atravesó injusticia, amargura, envidia, etcétera. Termina comprendiendo en parte la Bondad de Dios y trata de acercarse a ella. Dice el Versículo 28 | NVI, “Para mí el bien es estar cerca de Dios…”

El punto aquí es que, “él se esforzó por permanecer cerca de Dios, porque comprendió que Dios es bueno más allá de todo lo malo que lo rodeaba, sin embargo, la diferencia que tenemos con el Salmista es, que somos Parte de Su Bondad”.

Romanos 5:8 | NVI, dice, “Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros”

En otras palabras, “No tenía porque amarnos, sin embargo, estábamos dentro de Su Bondad todo el tiempo”

La Vida de Jesús es un Reflejo de Su Bondad.

“¿Cuántas veces vimos a Jesús bendecir una tormenta? ¿Cuántas veces vimos a Jesús bendecir una enfermedad? Tal vez, no calmó todas las tormentas, ni sanó a todos los enfermos. Pero la intención no era esa; era mostrar la Bondad de Dios como Padre, al darnos a Su Hijo

¿No creen ustedes que las personas no tenían derecho a ofenderse al ver que Jesús sanaba a unos y a otros no?

Hermanos, “Es el propio egoísmo lo que no nos deja entender el Plan Eterno de Dios”

Recuerdan las palabras en Hechos 10:38 | NTV; “Y saben que Dios ungió a Jesús de Nazaret con el Espíritu Santo y con poder. Después Jesús anduvo haciendo el bien y sanando a todos los que eran oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él”

Observemos estas palabras; “Haciendo el bien y Sanando a todos los que eran oprimidos por el diablo”. Aquí encontramos una maravillosa separación.

Primero: “El hacia bienes…” Sin dudas, el hacer bienes no se está refiriendo a “obras de caridad”; se está refiriendo a la demostración de la Naturaleza de Dios. En otras palabras, “uno imparte en todo momento aquello que es en esencia”.

Segundo: “Sanando a todos los que eran oprimidos por el diablo”. Es interesante que no habla de enfermedad, sino de “opresión”. Aunque incluye la enfermedad, la bondad de Dios se manifiesta en resolver primero lo espiritual antes que lo natural.

Jesús demuestra en Su Vida que, primero es conocer la Bondad para luego entender o recibir la operación de los milagros que necesitamos.

“Lo hechos inexplicables que nos tocan vivir, no pueden conducirnos a pensar que Dios no es bueno. Solo disfrutaremos de Su Bondad cuando lo entendemos desde la Gracia Eterna”

Start typing and press Enter to search