Frutos Eternos en la Plenitud de Su Gracia – Pastor Sahir Akel

“Lo único que Dios quiere multiplicar en la tierra, es a Su Hijo”. Dios no está en el asunto de multiplicación numérica, financiera, ministerial, etcétera; si todo esto no refleja la Vida del Hijo de Dios.

“Todo lo que somos debe fundamentarse en dejar visible a Cristo”.

De hecho, observemos Romanos 5:14-16 | NTV; “…Ahora bien, Adán es un símbolo, una representación de Cristo, quien aún tenía que venir; pero hay una gran diferencia entre el pecado de Adán y el regalo del favor inmerecido de Dios. Pues el pecado de un solo hombre, Adán, trajo muerte a muchos; pero aún más grande es la gracia maravillosa de Dios y el regalo de su perdón para muchos por medio de otro hombre, Jesucristo; y el resultado del regalo del favor inmerecido de Dios es muy diferente de la consecuencia del pecado de ese primer hombre. Pues el pecado de Adán llevó a la condenación, pero el regalo de Dios nos lleva a ser hechos justos a los ojos de Dios, a pesar de que somos culpables de muchos pecados”

Romanos nos permite comprender aquello que comenzamos diciendo. Observemos esta frase; “Adán es un símbolo, una representación de Cristo, quien aún tenía que venir”. En otras palabras, el motivo principal de la Creación de Adán era reflejar a Cristo.

Esta es la razón por la cual hemos sido creados. “Todo lo que somos, debe multiplicar lo Eterno, La Gracia, la Vida de Cristo en la tierra”. Fuera de esto, nada de lo que hagamos, será contado como justo.

¿Qué produjo la desobediencia de Adán? Dice Romanos, “Pues el pecado de un solo hombre, Adán, trajo muerte a muchos…”. El ingreso de la muerte espiritual fue el fruto que dejó Adán a las próximas generaciones.

Sin embargo, es interesante detenernos en la palabra “Fruto”. Porque por fuera de la Gracia, “fruto se ha entendido como resultado”, y en nombre del “resultado”, la muerte espiritual ingresó sobre muchos.

Fruto”, proviene de la palabra “Karpos”, refiriéndose a; “Aquello que es producido por la energía inherente de un organismo vivo”. Es decir, “El fruto es la expresión visible del poder que obra interna e invisiblemente”

Es clara la diferencia entre el “Resultado y el Fruto”. Por ejemplo: Los buenos o malos resultados pueden surgir de buenas o malas planificaciones, pero los frutos, son el resultado de la Naturaleza que gobierna nuestro interior.

Adán fue creado para ser “una representación de Cristo”, pero pierde ese derecho por multiplicar la muerte a causa de Su Desobediencia. Es decir, Adán perdió la posibilidad de ser un Fruto permanente de Dios. En otras palabras, perdió la posibilidad de expresar de manera visible la Naturaleza de Dios.

Cuando comenzamos a ver las cosas desde lo Eterno, nos daremos cuenta de que; “Nosotros fuimos llamados a ser los Frutos. Los frutos no son las cosas, sino, las personas”

Recordemos Mateo 12:33-35 | NTV; “A un árbol se le identifica por su fruto. Si el árbol es bueno, su fruto será bueno. Si el árbol es malo, su fruto será malo. ¡Camada de víboras! ¿Cómo podrían hombres malvados como ustedes hablar de lo que es bueno y correcto? Pues lo que está en el corazón determina lo que uno dice. Una persona buena produce cosas buenas del tesoro de su buen corazón, y una persona mala produce cosas malas del tesoro de su mal corazón”

¿Pudieron observar cómo se ven las cosas desde lo Eterno? El Árbol no da resultados. En este caso, el árbol representa a un ser vivo que da fruto. Por eso lo compara con el hombre.

Dios pone toda su atención al fruto. Ahora, ¿Dónde se fundamenta el Fruto? En el corazón. Por esto, la Sanidad del Corazón Espiritual es tan necesaria.

Hermanos, “Si nosotros somos los frutos para Dios, Dios necesita que entendamos estas cosas, porque seremos los Frutos desde donde nuestras Generaciones comerán y se nutrirán en la Fe”

Por esto encontramos en las Escrituras, las características del Fruto del Espíritu Santo. ¿Lo recuerdan? Dice Gálatas 5:22-23 | NVI; “En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas”

¿Por qué no hay Ley que condene estas cosas? Porque es la propia manifestación de la Plenitud de la Gracia.

“Si observan claramente el Fruto del Espíritu Santo, es el resultado del poder de la Gracia operando en el interior de un creyente que permanece con su Corazón Espiritual quebrado delante de Dios”.

Las características que posee el Fruto del Espíritu Santo nos convierten en un Fruto Saludable para nuestras generaciones. Porque aporta los nutrientes necesarios para una constitución interna sana delante de Dios.

Esto es lo que expresa el Apóstol Pablo en 1 Corintios 15:10 | DHH; “Pero soy lo que soy porque Dios fue bueno conmigo; y su Gracia para conmigo no ha resultado en vano…”

Pablo se convirtió en el Fruto de Dios para las generaciones siguientes. De todo lo que Dios le ha otorgado, por miles de años, generación tras generación se ha alimentado de su entendimiento espiritual.

Hermanos, “Cuando una persona vive en la Gracia, comprende aquello que era y ahora quien es, a causa de la bondad de Dios”

Literalmente, Dios le demostró Su Bondad a Pablo. Este es uno de los descubrimientos más increíbles que una persona puede alcanzar. “No todo creyente reconoce la Bondad de Dios. Tal vez, sepa que Dios es bueno, pero evalúa Su Bondad a través de la razón”.

Pablo había sido constituido en una nueva persona, a causa de la Bondad de Dios y a causa de la Gracia.

Sin embargo, es interesante detenernos en la última frase del versículo que leímos; “…su Gracia para conmigo no ha resultado en vano”

Hermanos, “Esta es la frase en la que debemos pararnos en este tiempo. Su Gracia Eterna en nosotros no puede ser jamás menospreciada. Pablo, a través del Espíritu Santo, convirtió la Gracia en el Instrumento Eterno que lo introdujo en la realidad del Cielo para manifestarla en la tierra”

“Los primeros frutos, no son los resultados de las cosas que hacemos, sino la administración de la Gracia Eterna que opera en nosotros”.

A medida que comprendo la Gracia a través de un Corazón Espiritual Sanado, me convierto en el Fruto Espiritual que esta Generación necesita, demostrando que Dios es Bueno.

Start typing and press Enter to search