El Corazón Espiritual, lo Eterno y la influencia de la Gracia – Pastor Sahir Akel

“La constitución espiritual de un Hijo de Dios, estará fundamentada, entre otras cosas, en el cuidado del Corazón Espiritual, la Relación con la Eternidad que ya posee en Cristo y el entendimiento de la Gracia”

El Corazón espiritual, que representa la integridad interna, debe experimentar Sanidad para disfrutar de la Eternidad que ya habita en nosotros. Esta Eternidad, representa la Vida de Resurrección a través de Cristo, que nos posiciona en una dimensión espiritual diferente; permitiéndonos ver todo desde lo Eterno.

Sin embargo, necesitamos abordar el tema de la Gracia. Porque la Gracia es lo que habilita la Sanidad del Corazón Espiritual en plenitud y nos da acceso a la Vida Eterna.

Quisiera compartir un pensamiento antes de avanzar: “La iglesia sustituyó la Gracia, por el mérito personal o la autosuficiencia”. Es decir, el desconocimiento de la Gracia en lo Eterno nos llenó la mente y el corazón de una autosuficiencia o mérito, que nos terminó descalificando con el tiempo de la posición que debemos tener en Dios.

Leamos 2 Timoteo 1:19 | NTV; “Pues Dios nos salvó y nos llamó para vivir una vida santa. No lo hizo porque lo mereciéramos, sino porque ese era su plan desde antes del comienzo del tiempo, para mostrarnos su gracia por medio de Cristo Jesús”

 “Si llegamos a una relación con Dios, no fue a causa de nuestras obras buenas o nuestro dolor causado por las circunstancias”. Dios no fue motivado por nada de esto.

¿Por qué decimos que cambiamos la Gracia por autosuficiencia o méritos? Lo podemos notar, por ejemplo, en ciertas oraciones que hacemos en momentos difíciles: “Señor, porque me pasa esto o sufro aquello, si yo hago las cosas que tengo que hacer”.

Este tipo de pensamiento, convertido en oración, es lo que no nos ha dejado disfrutar de Su Gracia Eterna, para lograr un Corazón Espiritual Saludable y una Perspectiva Eterna sobre las cosas.

En 2 Timoteo, encontramos tres claves fundamentales para comprender La Gracia desde una Visión Eterna.

Primero: “Nuestra Salvación y Llamado, tiene un propósito particular”. ¿Cuál es? “Vivir una Vida Santa”. Santidad, desde la perspectiva religiosa, termina siendo una carga. Porque todo lo fundamenta en el cuidado externo. En la apariencia. Pero Vivir una Vida Santa con un Corazón Espiritual sanado, es maravilloso. Porque no solo nos habla de comportamiento, sino de un estado interno de reposo, al saber y tener la seguridad de que nuestra vida le pertenece al Señor.

Claramente, en este primer punto vemos que, “no fuimos Salvados y Llamados por el dolor que pasamos, o las virtudes que tenemos”

Segundo: “El hombre y sus acciones no son el Centro de atención de Dios”. ¿Que quiero decir? Dios tenía una idea original desde antes de la creación. ¿Cuál? Multiplicar a Su Hijo en la Tierra. ¿De que manera? Creándonos a nosotros.

Por esto dice; “No lo hizo porque lo mereciéramos, sino porque ese era Su plan desde antes del comienzo del tiempo”

Hermanos, “Si Dios nos trajo a Salvación por fuera de nuestro merecimiento, ¿cómo podemos pensar que son nuestras acciones las que determinarán el cambio de parecer de Dios?”

“Dios no está cambiando de parecer conforme a mis acciones”. Es decir, Dios no está esperando ver que hacemos para inventar algo nuevo o para apartarse o para permanecer mas cerca nuestro”. Esta clase de mente de “premio o castigo” creada por la religión, no funciona en la Gracia.

La pregunta es, ¿Entonces, puedo hacer lo que quiero, total estoy en Su Gracia? Sabemos que no. Pero lo sabemos a causa del entendimiento que Dios nos está otorgando sobre la Salud del Corazón Espiritual. Sobre la perspectiva desde donde miramos las Cosas y a causa de la Eternidad que nos gobierna. No lo entendemos desde la Culpa que produce una mente religiosa.

Recordemos Romanos 6:1-14 | NTV; “Ahora bien, ¿deberíamos seguir pecando para que Dios nos muestre más y más su gracia maravillosa? ¡Por supuesto que no! Nosotros hemos muerto al pecado, entonces, ¿cómo es posible que sigamos viviendo en pecado? ¿O acaso olvidaron que, cuando fuimos unidos a Cristo Jesús en el bautismo, nos unimos a él en su muerte? Pues hemos muerto y fuimos sepultados con Cristo mediante el bautismo; y tal como Cristo fue levantado de los muertos por el poder glorioso del Padre, ahora nosotros también podemos vivir una vida nueva. Dado que fuimos unidos a él en su muerte, también seremos resucitados como él. Sabemos que nuestro antiguo ser pecaminoso fue crucificado con Cristo para que el pecado perdiera su poder en nuestra vida. Ya no somos esclavos del pecado. Pues, cuando morimos con Cristo, fuimos liberados del poder del pecado; y dado que morimos con Cristo, sabemos que también viviremos con él. Estamos seguros de eso, porque Cristo fue levantado de los muertos y nunca más volverá a morir. La muerte ya no tiene ningún poder sobre él. Cuando él murió, murió una sola vez, a fin de quebrar el poder del pecado; pero ahora que él vive, vive para la gloria de Dios. Así también ustedes deberían considerarse muertos al poder del pecado y vivos para Dios por medio de Cristo Jesús. No permitan que el pecado controle la manera en que viven; no caigan ante los deseos pecaminosos. No dejen que ninguna parte de su cuerpo se convierta en un instrumento del mal para servir al pecado. En cambio, entréguense completamente a Dios, porque antes estaban muertos, pero ahora tienen una vida nueva. Así que usen todo su cuerpo como un instrumento para hacer lo que es correcto para la gloria de Dios. El pecado ya no es más su amo, porque ustedes ya no viven bajo las exigencias de la ley. En cambio, viven en la libertad de la gracia de Dios”

Tercero: para mostrarnos Su gracia por medio de Cristo Jesús”. Observemos esta expresión interesante de las Escrituras; “para mostrarnos Su gracia”. Sin dudas, esto está relacionado a la “Vista Espiritual”.

¿Qué significa ver Su Gracia? Significa, “entrar a una dimensión que no puede explicarse con palabras, pero que todo lo que Dios es, está allí. Cuando espiritualmente logramos ver Su Gracia, un sentido de Plenitud comienza a crecer en nosotros que nos afirma en la Fe y nos confirma en Su propósito Eterno”

“Mirar Su Gracia a través de Cristo”, genera un funcionamiento correcto del Corazón. La Vista Espiritual es limpiada y disfrutamos de lo Eterno. Porque ya no habrá nada que limite Su Vida en nosotros.

Son las Palabras del Apóstol Pablo en 1 Corintios 15:10 | DHH; “Pero soy lo que soy porque Dios fue bueno conmigo; y su Gracia para conmigo no ha resultado en vano…”

Esto es más que una declaración. Esto es un reconocimiento extraordinario de la influencia de la Gracia en una persona. La Gracia no solo está sujeta al perdón, sino también, a la transformación completa de una vida rendida a Dios.

Pablo, antes de ver la Gracia, era lo que era, porque lo fundamentaba en los logros personales. Pero ahora, una vez que tuvo un encuentro con Su Gracia, logró ver todo desde lo Eterno.

“Somos lo que somos, llegaremos a donde llegaremos, solo por Su Gracia. No hay valor Eterno en vivir nuestras vidas para nosotros mismos”

Start typing and press Enter to search