Sólo espera en Dios – Pastor Sahir Akel

“La confianza se fortalece en la Fe”; y fe, como expresa hebreos 11:1 | RV60; “Es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”. Esto quiere decir que, a medida que espero en Dios, desarrollo confianza, el tipo de confianza que tiene como fundamento la Fe.

Hermanos, tuve la fuerte impresión de asentar este pensamiento: Debemos aprender a esperar en Dios. Hacerlo, no se fundamenta en aquello que los labios pronuncian, sino, en la convicción interna que nos gobierna”

Recordemos el Salmo 42:5 | RV60; “¿Por qué te abates, oh alma mía, y te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío”.

La palabra “Esperar”, en el original bíblico significa, “Tener esperanza”; “Tener Confianza en una persona”.

Podríamos definir el significado de “Esperar en Dios”, como la acción de dirigir la mirada hacia Dios, de tal manera que, al lograr Contemplarlo, todo nuestro ser queda impregnado de Su Persona y Su Vida.

En medio de una profunda crisis, el Salmista le envía un mensaje a sus Emociones que estaban afectadas por dos palabras muy fuertes; “Abatimiento y Turbación”.

Indudablemente, la situación de la persona que escribe el Salmo era muy fuerte, era de una profunda aflicción; de hecho; “Abatir” en el significado bíblicos es: “Derrumbado”, “Hundido”, “Caer sin fuerza para levantarse”.

Turbado” en el original bíblico significa, “Agitado”, “Alterado”, “Conmovido”.

Hermanos, estos son estados emocionales que se producen cuando una persona es afectada por la Ansiedad y la Preocupación.

La Ansiedad y la preocupación, generan un ataque contundente a nuestra confianza y fe. Sin embargo, el Salmista le envía un mensaje a su mundo interno. “Alma, no te derrumbes, no te agites, porque estoy decidido a esperar en Dios”

En otras palabras, está diciendo: “Esta clase de Espera proviene de la esperanza y no de la incertidumbre”.

Hermanos, “Si aun queda algo de fuerzas en el interior, todavía hay posibilidad de Alabarle; y si lo logramos, se manifestará la Salvación de nuestro Dios…”

¿Por qué nos cuesta esperar en Dios?

“Porque pretendemos encuadrar el Diseño Eterno, dentro de un calendario temporal”. Este es el resultado del Aumento de la preocupación.

La Preocupación produce una Ansiedad que interrumpe el desarrollo de la Espera. Aquí tenemos una explicación clara del porqué muchos apagaron la Fe. Quien está gobernado por estos estados emocionales, Ya no espera en Dios; le Ordena aquello que debe hacer...

¿Qué quiero decir? Si “la Fe es la certeza de lo que se espera…”; quiere decir que nuestra Espera contiene Esperanza, sin embargo, la Ansiedad o la Preocupación, elimina la Esperanza y le “exige” a Dios cuándo y cómo debe actuar.

Por favor, déjenme decirles esto: “Si estamos decididos a conocer algo más del Señor, que sea “cómo esperar en Él”. Porque esta será una de las herramientas espirituales más importantes en medio de estos tiempos”

Esto entendió David al escribir en el Salmo 40:1-2 | RV60; “Pacientemente esperé a Jehová, y se inclinó a mí, y oyó mi clamor. Y me hizo sacar del pozo de la desesperación…”

Si observamos detalladamente, David describe su estado interno, estaba en un “pozo de desesperación”.

La Palabra “Desesperación” significa; “Pérdida total de la Esperanza”. Es decir, David estaba cruzando lo que escribió en el Salmo 23, el famoso “valle de sombra de muerte”.

La palabra “pozo”, indica que “todas las habilidades naturales estaban limitadas”. También indica, su situación tan profunda que, “el razonamiento y la fuerza de David no alcanzaban para salir de ese estado”.

Sin embargo, es interesante notar que aún en esa condición, “David encontró el poder de la Confianza, la Oración y la Paciencia en medio de la Muerte” … Porque literalmente, “Esperamos con Esperanza”.

Hermanos, “Debemos aprender a Esperar en Dios para no Maltratarlo con nuestras Palabras o acciones”

“Ser perfeccionados en la Espera, es mucho más de lo que aprendimos o nos aconsejaron alguna vez. Es progresar en descubrir Su Naturaleza de Cuidado. El Cuidado de un Padre que todo lo Sabe y que Sabe como sostenernos en medio de todos los tiempos y situaciones”

Recuerdan las palabras del Profeta Habacuc 3:17-19 | NTV; “Aunque las higueras no florezcan y no haya uvas en las vides, aunque se pierda la cosecha de oliva y los campos queden vacíos y no den fruto, aunque los rebaños mueran en los campos y los establos estén vacíos, ¡aun así me alegraré en el Señor! ¡Me gozaré en el Dios de mi salvación! ¡El Señor Soberano es mi fuerza!”

Estas son palabras o expresiones de Fe increíbles. Sin embargo, para llegar a esta declaración tan profunda, donde observamos confianza y dependencia de Dios total, existió un proceso. De hecho, leamos Habacuc 1:2-4 | NTV.

“¿Hasta cuándo debo pedir ayuda, oh Señor? ¡Pero tú no escuchas! ¡Hay violencia por todas partes!, clamo, pero tú no vienes a salvar. ¿Tendré siempre que ver estas maldades? ¿Por qué debo mirar tanta miseria? Dondequiera que mire, veo destrucción y violencia. Estoy rodeado de gente que le encanta discutir y pelear. La ley se ha estancado y no hay justicia en los tribunales. Los perversos suman más que los justos, de manera que la justicia se ha corrompido”

La realidad de Habacuc es nuestra realidad actual (aunque no nuestra Verdad). 

Habacuc, pasa por el proceso de creer que Dios no oye, a descubrir que Dios actúa en medio de todos los tiempos cuando aprendemos a esperar en Él.

Es interesante notar algo: “En medio de tanta crisis, donde las personas ya no esperaban y confiaban en Dios, el profeta representaba la respuesta de Dios…” ¿Cómo es esto?

El nombre “Habacuc” significa, “Abrazo” o “Un Padre que Abraza”.

Este significado demuestra la acción de Dios en medio del gobierno de la Ansiedad y preocupación. El Padre nos está abrazando.

Aunque Habacuc haya comenzado diciendo; “Dios, ¿Dónde estás que no respondes?” Lo importante es aquello que termina declarando; “Aunque pasemos por los peores momentos en esta Vida, donde todo lo seguro en nuestras manos desaparece; con todo esto, igual nos alegraremos y gozaremos en el Señor”

“Esperar en Dios, es descubrir a un Padre Eterno que Abraza. Su Abrazo no se modifica por las circunstancias, las presiones o los dolores”

“Esperar en Él, sin esperar en otra cosa, es la oportunidad para descubrir que Su propósito sigue vigente en nosotros y en nuestras generaciones”.

Start typing and press Enter to search