El Hijo, Su revelación y nuestra Libertad – Pastor Sahir Akel

“Lo único que debe ir en aumento en los hijos de Dios, es la Vida de Dios. Porque al aumentar la Vida, aumentará el conocimiento del Hijo de Dios.”

Es interesante notar que, esta es la función u operación del Espíritu Santo. De hecho, recordemos las palabras de Jesús en Juan 16:13 | TLA, “Cuando venga el Espíritu Santo, él les dirá lo que es la verdad y los guiará, para que siempre vivan en la verdad”.

¿Qué significa vivir en la Verdad? Literalmente, “que la Vida de Dios Aumente en nosotros a través de la Revelación y el conocimiento del Hijo de Dios”.

A medida que el Espíritu Santo tiene lugar en nosotros, experimentaremos solo el Aumento de Su Vida. La pregunta sería, ¿Qué aumentó en nosotros en este último tiempo?

“Aquello que creció, de alguna manera afectará de forma directa el pensamiento y como consecuencia mi relación con Dios…”

El Apóstol Pablo escribió en Gálatas 1:15-16 | NTV; “Pero aun antes de que yo naciera, Dios me eligió y me llamó por su gracia maravillosa. Luego le agradó revelarme a su Hijo para que yo proclamara a los gentiles la Buena Noticia acerca de Jesús”

Qué extraordinaria palabra. Observemos tres puntos claves:

Primero Punto Clave: Pablo tuvo la “revelación de ser escogido por la Gracia desde antes de nacer”. Este nivel de conocimiento nos permite comprender, que la elección de Dios no está definida por mi situación actual. Dios nos eligió: “Antes que naciera”, y “a través de Su Gracia”.

Llegar a vivir la Vida del Hijo de Dios, nunca tuvo que ver con una acción particular del ser humano. Porque la elección fue antes de que tuviéramos conciencia y entendimiento. Antes del razonamiento del hombre. Esto nos explica el motivo por el cual, el hombre no puede razonar o cuestionarle a Dios Su Llamado.

Aunque “intente explicarle a Dios que se equivocó, o que le quite el Llamado”, no podrá. Porque el Llamado fue antes de una conciencia de pecado y de todo razonamiento formado a causa de la educación o la experiencia humana. Es por esto, que “ninguna persona podrá renunciar jamás a Su Llamado una vez que lo conoce”

Pablo agrega en Gálatas; “…Me llamó por su Gracia”. Esto significa, que el hombre no solo no merece ser Llamado por Dios, sino también, no hay nada que el hombre pueda hacer para que ese Llamado sea formado o creado. Cuando es por Gracia, nunca será por fuerza humana.

El Apóstol Pablo describe el pensamiento exacto en el que debe detenerse un hijo de Dios cuando enfrenta diferentes dudas; “Todo en mí, comenzó antes de ser creado y antes de que tenga conciencia. Es por esto, que nada de lo que me rodea puede detener Su Llamado.”

Segundo Punto Clave: Pablo, nos conduce al nivel donde comienza de manera categórica el aumento de la Vida de Dios. Dice, “Luego le agradó revelarme a su Hijo”.

“Pablo, entiende el origen de su vida espiritual, porque tuvo revelación del Fundamento de Su Llamado, es decir, del Hijo”.

¿Por qué es necesario pedirle a Dios que nos revele a Su Hijo? Porque es un grado de conocimiento superior.

Por ejemplo: Una persona puede reconocer por fe, que Jesucristo es el Salvador de su vida. Que Jesús tiene el poder de cambiar aspectos de Su Vida moral y espiritual, sin embargo, no alcanzar vivir la Vida del Hijo de Dios, no conocer Su Corazón y Su Pensamiento.

Hermanos, “Cuando algo se revela, es porque Dios nos permite descubrir un misterio espiritual”. Es decir, “Somos Alumbrados en el Entendimiento”.

Recordemos las palabras de Efesios 1:16-18 | RV60; “No ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones, para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado…”

La expresión, “os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él”. Es lo que nos conduce al aumento de Su Vida. Demostrándonos, que “Toda Sabiduría y Toda Revelación, tiene que ver con Crecer en el conocimiento del Hijo de Dios”

Dios no está en el asunto de “revelaciones y conocimientos extraordinarios” que algunos buscan por ahí, si esto no aumenta la Vida de Dios y el conocimiento de Su Hijo.

Hermanos, “Son muchas las cosas que pueden crecer sin la Vida del hijo de Dios en nosotros, sin embargo, no tienen destino alguno…”.

¿Qué quiero decir? Podemos buscar “Crecimiento en todo lo que deseamos”, pero si Dios nos regala la oprtunidad de Revelarnos a Su Hijo, ya no tendremos como prioridad y deseo nada que no tenga que ver con Conocerle. “Él termina Absorviendo todas nuestras emociones, sueños personales y deseos. No lo anula, solo nos demuestra que dentro de Él está todo”.

Quisera profundizar lo que hablamos, observemos otra vez la expresión de Pablo, pero leamos en la versión RV60; “ (Le) Agradó.. revelar a su Hijo en mí”.

La expresión “en mí” es muy interesante. Jesús se le reveló a Pablo en el camino; el libro de Hechos expresa, “Yo soy Jesús a quien tu persigues”. Sin embargo, en Gálatas habla de otra revelación; la revelación interna. “En mí”; siginifica que Dios le permitió acceder a la Vida, la Luz y la Fe, para reconocer al Hijo de Dios.

La Revelación del Hijo es aquello que produce la Verdadera Libertad.

El Tercer punto descrito en Gálatas es interesante: “…para que yo proclamara a los gentiles la Buena Noticia acerca de Jesús”

La revelación del Hijo, el conocimiento profundo de Su Persona en Pablo, le dio sentido a la “proclamación”. Es decir, Pablo no proclamaba desde aquello que le contaron, sino de la experiencia personal con el Hijo de Dios”.

“Su Proclamación contenía Sustancia Eterna”. “No era una predicación simple de Salvación, era una proclamación de haber pasado por conocer a Jesús y por la revelación del Hijo de Dios Resucitado”

Esta experiencia personal de Pablo, no se fundamentó en lo místico, sino en la búsqueda permanente y en la responsabilidad personal de Aumentar en la Vida de Dios.

“Deberiamos definir los deseos que tenemos desde hoy en adelante, tal vez, no sean malos, pero como hemos aprendido, nuestros movimientos serán determinantes para nuestras generaciones. Cuando los deseeos que poseemos, aunque buenos y loables, están por encima de conocer mas profundamente al Señor, entonces daremos vueltas en el mismo lugar, sin rumbo y sentido Eterno”

“Las personas que descubren el Llamado Eterno iniciado antes de nacer y que por Gracia se manifiesta, solo desean conocer más al Hijo para luego Vivir Su Vida y Proclamar Su Grandeza”

Start typing and press Enter to search