Los movimientos y las Prioridades – Pastor Sahir Akel

“A medida que crecemos en la Vida de Dios, vamos observando nuestros movimientos y modificando nuestras prioridades, llevándolo todo a la Voluntad de Dios”

Uno de los problemas más grandes que hemos tenido fue: “Separar estas dos palabras de Dios y manejarnos conforme al sentido de nuestro entendimiento”

Recordemos Proverbios 14:12 | NVI; “Hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero que acaban por ser caminos de muerte”

De alguna manera, Proverbios nos está definiendo los movimientos.

En primer lugar, veamos la expresión, “hay caminos”. Esto se refiere a “la voluntad del ser humano y las posibilidades que se les presenta”.

Demostrándonos la importancia de someter esas posibilidades a la Voluntad de Dios, porque “todos nuestros movimientos nos dejarán en un final espiritual que gobernará nuestro destino”

“No toda posibilidad o camino que se nos presente por delante, nos conducirá a tomar una decisión correcta”

La segunda expresión que encontramos es importante, dicen las Escrituras, “Parecen rectos”.

Aquí vemos dos puntos interesantes: La forma en la que razonamos y el engaño de las apariencias.

Siempre habrá un razonamiento antes de una decisión. El problema es que, si la mente no está renovada en la Vida de Dios, los razonamientos nacerán desde una óptica humana y no desde el pensamiento Eterno de Dios.

“En la mente del hombre, hay pensamientos que no tienen nada de malo, pero en Dios, son un estorbo para el cumplimiento de Su Propósito”

Por eso, la palabra “parecer” es muy interesante. Los caminos o posibilidades que se le presentan al hombre, “parecen rectos”. La palabra parecer, la podríamos definir como, “una similitud a lo verdadero”. Es decir, es parecido, pero no es original.

Hermanos, ¿Cuántas veces aceptamos cosas pensando que eran correctas, pero al final no lo eran?

El mundo de las apariencias es muy engañoso y no permite discernir correctamente qué realidad tenemos delante.

Esto nos conduce a la tercera expresión. Dicen las Escrituras, “acaban por ser caminos de muerte”.

Observemos cómo el resultado de los movimientos equivocados, “nos ingresa a caminos de muerte”

¿Qué significa entrar en caminos de muerte? Significa, “vivir una vida que no refleja la Vida de Dios”

Si en todos mis movimientos, no logro establecer la Vida de Dios, todo lo que hago no tiene sentido alguno.

Es por esto la importancia de definir los movimientos. Porque los movimientos que hacemos reflejan la prioridad del corazón.

Hermanos, “Aquello que es primero, es a lo que rendimos permanentemente nuestra vida”.

La prioridad en el camino de Dios es tan determinante como los movimientos.

Dice Hechos 15:28 | RV60; “Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias”

Debemos observar la relación tan estrecha entre los Apóstoles y el Espíritu Santo. Porque en esta simple frase, encontramos la prioridad que los gobernaba.

“Le ha parecido bien al Espíritu Santo”.

Hermanos, ¿Cuándo fue la última vez que le preguntamos al Espíritu Santo, si nuestras decisiones o acciones le parecieron bien?

Si la prioridad de la mente está cambiada, nunca nos detendremos a preguntarle al Espíritu Santo primero; por el contrario, buscaremos que el Espíritu Santo “nos apoye en nuestras decisiones o pensamientos”

Sin embargo, al leer el libro de Hechos, notamos como la Vida del Espíritu estaba conduciendo la Iglesia; de tal manera que, la dependencia de Dios era absoluta.

Hermanos, cuando nuestros movimientos y prioridades permanecen sujetos a una dependencia absoluta de Dios, los caminos que transitaremos serán seguros.

“En la Vida de Dios, los movimientos y las prioridades determinan el nivel o grado de crecimiento”

De alguna manera, hemos vivido por fuera de este pensamiento. Tal vez, amamos a Dios, pero no logramos establecerlo como el Señor de nuestra vida.

“Dios puede ser nuestro salvador, pero no nuestro Señor”. Son las palabras de Jesús al decir en Lucas 6:46 | NTV; “Así que, ¿por qué siguen llamándome “¡Señor, Señor!” cuando no hacen lo que digo?”

Este es un claro ejemplo de lo que hablamos; cuando Dios pasa a ser también nuestro Señor, entonces, las prioridades y los movimientos cambian; se sujetan a la Voluntad de Dios.

“Dios no está buscando apoyarnos en nuestros proyectos, Dios solo trabaja a favor de Su Propósito. Él nos permite participar de Su Propósito, porque dentro está todo aquello que necesitamos”

Dios no apoya proyectos personales. Porque no sigue u obedece a los movimientos y prioridades individuales de los hombres.

Tenemos la urgencia de examinar profundamente el fundamento de nuestros movimientos. Tenemos una profunda necesidad de observar detenidamente la prioridad de nuestro corazón.

Cuando la Biblia dice en el libro de Juan, que Jesús es el Camino, es la Verdad y es la Vida. Nos sugiere algo muy importante: “Todos nuestros movimientos, como nuestra prioridad, deben permanecer sometido a Su Persona, quien es “nuestro camino, la verdad que nos gobierna y la Vida que nos Transforma”

Dios está levantando una Generación que ya no se moverá por su percepción de las cosas. Dios está levantando una Generación que Lo tiene en Primer Lugar, amando y cuidando Su Persona.

Start typing and press Enter to search