Una Vida sin Mezcla – Pastor Sahir Akel

“Una de las cuestiones que debemos prestar atención, es la clase de Vida que nos está gobernando”

Solo existe dos tipos de clase de vida, aquella que es originada por la naturaleza del hombre y aquella que es originada por la Naturaleza de Dios. Dentro de estas dos clases de vida, existe un gobierno. El gobierno del Alma y el gobierno del Espíritu. En el gobierno del Alma es donde encontramos la muerte espiritual, porque el Alma y sus deseos, no condicen con la Voluntad de Dios. Es por esto que, el Alma debe ser salvada todo el tiempo. En el gobierno del Espíritu, radica la Vida y la Voluntad de Dios. Porque es el Espíritu Santo por sobre nuestro espíritu, quien gobierna otorgándonos toda la Vida y la Plenitud de Dios en nosotros.

En el Libro de Gálatas capitulo 2:20 | RV60; encontramos sobre lo que estamos hablando, dice, Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí”

Esta palabra no es una promesa o una frase que deberíamos repetir. Es una palabra que, implícitamente, nos está desafiando a una vida “clara y determinante en el Señor”.

Observemos el proceso de transformación de la mente para el gobierno de una sola Vida.

Primero: Con Cristo estoy juntamente crucificado”. ¿Qué significa esta frase? Literalmente, Pablo nos habla de una Vida Crucificada, es decir, tener la Cruz o el mensaje de la Cruz, como el centro del pensamiento.

¿Para que sirve esto? Para que siempre entendamos y dependamos de Su Amor y Naturaleza. Vivir crucificado, no es la imagen que viene a la mente de, “Jesús en la Cruz”, sino, Vivir en el poder de la Resurrección. En el poder de la Vida de Dios.

Segundo: “…y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí”. Aquí encontramos, la decisión personal y consciente de ser gobernados por la Vida del Espíritu y no del Alma. Al decir “ya no vivo yo”, Pablo demuestra como “su vida ya había dejado de ser”. Sus decisiones y emociones habían quedado completamente gobernadas por la Nueva Vida que lo habitaba. Esta expresión es resaltar la decisión de morir, para luego encontrar Su Vida.

Tercero: “y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí” … ¿Cuál fue la razón por la cual Pablo definió vivir la Vida de Cristo?

Sin dudas, “La real revelación del significado de lo que Cristo hizo por él y por todos”. Es decir, Pablo entendió en su espíritu el valor del sacrificio por Amor. Esto formó en él un modelo a seguir.

Hermanos, “Una vez que comprendemos el Valor de Su Sacrificio por Amor, ya no dudamos en Vivir la Vida de Dios y morir a nuestra propia manera de pensar”

“No se puede estar en Dios con una vida mezclada permanentemente. Si bien conviven las dos naturalezas, la natural y la Eterna. Es el gobierno de una por encima de la otra, aquello que define nuestra relación con Dios”

Dios rechaza la mezcla en Su Vida.

Leamos Deuteronomio 22:9 | RV60; “No sembrarás tu viña con semillas diversas, no sea que se pierda todo, tanto la semilla que sembraste como el fruto de la viña”

Es interesante leer esta palabra que pertenece a un conjunto de leyes. Si embargo, aquí encontramos, no solo una Ley, sino la necesidad de Consagrar nuestra Vida a la Vida del Señor.

La Viña representa nuestro corazón. Ahora, debemos traer a memoria Proverbios 4:23 | NTV; “Sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque este determina el rumbo de tu vida”

Al leer las Escrituras, observamos la importancia sobre el cuidado del corazón, para que no contenga una diversidad o mezcla de semillas espirituales. Claramente, el corazón o el pensamiento que habita en el corazón, determina el rumbo de la vida.

Hermanos, la Semilla es la representacion de una simiente. Es decir, es la representación de la Esencia de la Vida. Si las semillas están mezcladas o son diversas, esto nos conduce a un conflicto interno permanente.

Observemos como, en esa diversidad de semilla, siempre se pierde algo. Y este todo, según deuteronomio, no solo es la semilla Eterna que ya está sembrada en el corazón; sino también, los frutos que ya estuvimos dando a causa de la Vida de Dios.

Tenemos una palabra similiar en el Libro de Levito 19:19 | DHH; “No cruces tu ganado con animales de diferente especie. No siembres tu campo con diferentes semillas entremezcladas. No te pongas ninguna ropa hecha con tela de materiales mezclados”

Por favor, entendamos esta palabra, no como reglas a seguir, sino, con la intencion con la cual estamos hablando. “No tener una Vida mezclada”

Dios nos deja claro, que “no se puede servir a dos señores, porque se amará a uno y se rechazará al otro”

Claramente, la Vida de Dios es Una y debe gobernar nuestra vida natural.

¿Por qué Dios rechaza la mezcla?

Porque en la mezcla de naturalezas, siempre el “Evangelio quedará desprestigiado”.

Estas son las palabras en 2 Corintios 6:3 | DHH; “En nada damos mal ejemplo a nadie, para que nuestro trabajo no caiga en descrédito”

El Apóstol Pablo expresa la necesidad de “ser ejemplo”, para no generar tropiezo. Hermanos, “Cuando no podemos demostrar con claridad, que clase de Vida nos gobierna, muchos terminarán tropezando. No llegarán al Conocimiento Espiritual para abrazar la Fe”

Todos tenemos un tiempo de proceso espiritual, donde vamos madurando y creciendo en la Vida del Señor. Donde cometemos errores y esos errores, en ocasiones, nos sirven para acercarnos al Señor y tener un oído más sensible para obedecerlo. Sin embargo, nunca debemos ser un tropiezo para el Evangelio a causa de la mezcla de naturalezas.

“De alguna manera, Dios nos está desafiando a caminar de una manera clara. Donde Su Vida va creciendo. Donde no existe ningún tipo de cuestión de la Vieja Naturaleza que nos gobierna. Donde decidimos renunciar a una clase de vida, para Adoptar la Vida que es en Cristo Jesús”

“Hay un desafío para esta generación. El desafío de establecer un ejemplo de Amor y Vida a nuestras próximas generaciones”

Start typing and press Enter to search