Convicción en tiempos revueltos – Pastor Sahir Akel

Hablar de la palabra Convicción en tiempos como estos, de alguna manera parece extraño. Y digo parece extraño, porque si nos situamos en el contexto de tantas presiones que vivimos, muchas personas han abandonado el poder que opera en tener una Convicción firme, para ir detrás de sus deseos o preocupaciones.

La palabra “Convicción”, en su significado tradicional es: “Seguridad que una persona posee”.

Pero en el original bíblico tiene otro significado que podríamos sumar a este; proviene de la palabra “Redargüir”; esta palabra significa, “Convencer”, “Reprender”.

Es decir, cuando en nosotros opera la Convicción, “opera la seguridad para seguir firmes en la Fe a pesar de todo lo que sucede, siendo convencidos y reprendidos por el Espíritu Santo en la conciencia, para no dar lugar al pecado… Para no ceder bajo las presiones que nos tocan atravesar…”

“Perder la Convicción de la Fe preciosa que hemos recibido, es perder de vista el motivo por el cual nacimos, el Llamado y los beneficios de la Gracia de Dios…”

Repercute muy fuerte en mi mente la respuesta de Jesús a Poncio Pilato; en Juan 18:37 | NTV; “…Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la verdad…”

En uno de los momentos de mayor presión, Jesús afirma el Propósito asignado por Dios.

Hermanos, La Convicción de Jesús, termina modelando la Vida de Fe que debemos desarrollar.

Notemos un aspecto interesante en este versículo. “La capacidad para comprender la razón del nacimiento”.

Jesús respondió, Yo para esto he Nacido; esta no es una simple respuesta o declaración; por el contrario, estamos frente a una afirmación de su Asignación. En otras palabras, en el momento donde Jesús podía renunciar, donde una multitud presionaba en su contra, y donde un gobernador tirano como Pilato lo oprimía con sus palabras; la operación de la Convicción de Jesús se dejó ver. Para Pilato fue la Seguridad que veía en los ojos de Jesús. Para Jesús, el mensaje a todo Su Ser Interno de que había Nacido para Cumplir el Propósito Eterno de Dios.

“Cuando alguien sabe para qué ha nacido, nunca será doblegado”

Recuerdan las palabras de Pablo a Timoteo; “Por esta razón, te recuerdo que avives el fuego del don espiritual que Dios te dio cuando te impuse mis manos” | 2 Timoteo 1:6 | NTV

Pablo en medio de la Presión que Timoteo estaba pasando, lo lleva al pasado para que Recuerde.

¿Recuerde qué? Que debía mantener el fuego del Don Encendido, ese fuego que una vez fue encendido por la imposición de las manos.

Pablo, estaba recuperando la Convicción de Timoteo en medio de tiempos difíciles. No permitió que se deje doblegar; y para esto, no utilizó un mensaje motivacional, de autoayuda, no le dijo: “Timoteo… Tu puedes… Eres el mejor… Tendrás éxito” … ¡No! Le recordó que en Su Interior había una Convicción Eterna operando que debía recordarle permanentemente ese fuego ardiendo en su interior.

¿Cuántas cosas espirituales se han apagado en este tiempo? Si falla la Convicción, terminaremos enfriados, sin deseos, sin propósito.

Permítanme mostrarle una palabra que encenderá la Convicción en nuestro interior.

Efesios 1:4-6 | DHH; “Dios nos escogió en Cristo desde antes de la creación del mundo, para que fuéramos santos y sin defecto en su presencia. Por su amor, nos había destinado a ser adoptados como hijos suyos por medio de Jesucristo, hacia el cual nos ordenó, según la determinación bondadosa de su voluntad. Esto lo hizo para que alabemos siempre a Dios por su gloriosa bondad, con la cual nos bendijo mediante su amado Hijo”

Esto debe encender la Convicción en nosotros; la Seguridad de nuestra Fe y la Voz de Dios en nuestro interior. Porque nos recuerda el motivo espiritual de nuestro nacimiento. Como dijo Jesús, “…para esto he nacido…”. mostrándonos tres aspectos importantes:

Primero, Nacimos para ser Santos: Es decir, Elegidos por Él, para ser Apartados por Su Gracia. De tal manera que podamos permanecer Consagrados solo a Dios.

Segundo, Nacimos para no tener defectos: Esto no se refiere a “perfectos”, sino a “Ser perfeccionados en Su Justicia” a través de Cristo. Es decir, cuando Dios nos ve, nos ve perfectos porque ve a Su Hijo en nosotros.

Tercero, Nacimos para ser hijos: Esta es la intención final de Dios. Este es el título más grande que podemos recibir. Si somos Hijos es porque tenemos un Padre que nos sustenta y que nos Amó al enviar como Sacrificio a Su Único Hijo.

Estos tres aspectos, nos deja como resultado, aquello que dice al final de Efesios: “…para que alabemos siempre a Dios por su gloriosa bondad…”

Hermanos, Dios nos habla todo esto en Efesios para que no perdamos la convicción espiritual de ser Llamados por Él, y de esta manera tener la seguridad Espiritual que seremos Sustentados por Su Gracia en medio de estos tiempos. En palabras de Pablo sería, “Estoy convencido de esto: el que comenzó tan buena obra en ustedes la irá perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús” | Filipenses 1:6 | NVI

¿Observaron? Pablo escribe, “Estoy convencido”; Pablo tenía una Convicción, una Seguridad y Voz que internamente le decía, “Dios estará con cada uno hasta el final”

Ninguna presión puede soportar frente a un Hijo de Dios encendido en una Convicción.

Recordemos Daniel 1:8 | NTV; “Sin embargo, Daniel estaba decidido a no contaminarse con la comida y el vino dados por el rey”

Daniel estaba como esclavo, bajo el reinado de Nabucodonosor. El grado de Presión que una persona podía tener allí, era extremadamente fuerte.

Sin embargo, Daniel representa a la Generación que tiene una Convicción. Que no importa cuál es la situación, sino que tiene una convicción.

Observemos algo interesante, “La Biblia no dice que Dios le habló a Daniel para no contaminarse, la Biblia dice que Daniel decidió o se propuso no hacerlo… ¿Cuál fue el Resultado? Dios estuvo con Él. ¿Por qué? Porque Dios era el Motivo de Su Convicción.

“Su Convicción demostró que no importa quien gobierne. Qué clase de presión recibamos, la Convicción puesta en Dios y gobernada por Su Voz en nuestro Interior, nos mantendrá firmes en tiempos revueltos”

Start typing and press Enter to search