La tiranía Religiosa – Pastor Sahir Akel

“Es maravillosa la Vida de Dios, porque todo el que ingresa a Su Vida; disfruta de un Padre Eterno y no de un “dios tirano”.

Dios jamás tomará una postura de amo. “Él es dueño de todo, sin embargo, jamás sujetó a servidumbre a ninguna persona”.

Desde los inicios de la Creación del mundo Dios se mostró Primero como Padre. Nunca ejerció presión como la que impone un “amo”, solo demandó fidelidad y lo hizo por Amor.

¿Por qué Dios nunca actuó como amo? Porque el espíritu de esclavitud no funciona dentro de Su Corazón. Todo se ha hecho por Amor y no por Imposición. No es ese “dios” tirano que somete por imposición, sino es un Padre que posee Hijos para disfrutarlos.

De hecho, Romanos 8:15 | NTV; dice “Y ustedes no han recibido un espíritu que los esclavice al miedo. En cambio, recibieron el Espíritu de Dios cuando él los adoptó como sus propios hijos. Ahora lo llamamos Abba Padre”

Bajo ningún punto de vista, en el ámbito de la iglesia puede cohabitar la libertad y la esclavitud o temor. Simplemente, porque ese no es el sentido de Propósito por el cual Dios nos reúne como Iglesia.

Romanos lo expresa claro, “no hemos recibido un espíritu que nos esclavice…”. Es decir, la esclavitud no es nuestra herencia espiritual; sino Libertad. Libertad recibida a través de la adopción que el Padre llevó adelante a través de Cristo.

Cuando en la Iglesia se pierde la Vida, automáticamente se pierde la Libertad. Como consecuencia, las personas estarán más acostumbradas a vivir como esclavos que como Hijos.

Hermanos, “Toda relación que se forma desde una mente de esclavitud, termina dejando como resultado el gobierno de la muerte espiritual”

“Dentro de las filas de nuestra iglesia no puede existir la tiranía, sino el Cuidado por Amor. El cuidado por la autoridad. Por los hermanos. Por la obra… Pero nunca la tiranía espiritual”

“Este es un mal que he visto. Pastores enseñorearse de sus líderes. Líderes enseñorearse de las personas. Personas enseñorearse de otras. He visto Pastores enseñorearse de congregaciones enteras, como también he visto congregaciones y líderes; enseñorease de Pastores. De una manera u otra, he visto como de a poco se forma un espíritu de sometimiento a servidumbre, en vez de un Espíritu de Servicio por Amor. Y esto ocurre cuando perdemos de vista que tenemos un Padre, y que jamás nos trató como si fuera un tirano…”

Hermanos, el crecimiento espiritual y natural no se logra, por “cuantas personas podamos someter”, sino, por “cuantas personas podamos amar y servir, para que logren conocer en profundidad al Padre…”

Jesús dio una enseñanza magistral a sus discípulos en Mateo 20:25-28 | TLA; “Entonces Jesús los llamó a todos y les dijo: Ustedes saben que los que gobiernan a los pueblos se portan como sus amos, y que los grandes señores imponen su autoridad sobre esa gente. Pero entre ustedes no debe ser así. Al contrario, si alguno de ustedes quiere ser importante, tendrá que servir a los demás. Si alguno quiere ser el primero, deberá ser el esclavo de todos. Yo, el Hijo del hombre, lo hago así. No vine a este mundo para que me sirvan, sino para servir a los demás. Vine para dar mi vida por la salvación de muchos”

Detengámonos en esta frase; “Yo, el Hijo del Hombre, lo hago así…”. Jesús se muestra como un modelo de obediencia y servicio por amor. No demuestra imposición. El Padre no lo tenía obligado.

Una persona obligada a estar en obediencia es aquella que no conoce a Dios como Padre, sino que, lo conoce a través de la religión formada por su mente. Cuando uno lo conoce como Padre, y siente que ha dejado de ser huérfano, entiende que no vino a que lo sirvan, sino a servir a los demás.

La frase de Jesús, No vine a este mundo para que me sirvan, sino para servir a los demás”; no solo es una frase que nos modela en la humildad, sino también, en el propósito. Es decir, Jesús tenía muchas personas que lo servían, sin embargo, esto nunca fue Su fin.

Si este hubiera sido el fin, entonces no hubiera existido diferencia entre los líderes religiosos del mundo y Él.

Jesús con esta frase, destruyó todo plan de “tiranía o servidumbre religiosa”. 

En la tiranía religiosa las personas son cosas y las cosas son más importantes que las personas… Y justamente, en la perspectiva de Dios como Padre, esto es imposible. Jesús no vino a entregar su vida por reglas, doctrinas o denominaciones, que ponen mayor valor a sus estatutos que a las Almas. Jesús vino a dar su vida por personas, para convertirlas en Hijos del Padre Eterno.

Las realidades diferentes de la religión y la Vida de Dios.

Dice Mateo: “… Pero entre ustedes no será así…”. Nunca perdamos de vista estas palabras, para que la naturaleza abusiva del hombre no gobierne dentro del ámbito de la Iglesia.

Según las palabras de Jesús, existen dos tipos de sistemas que buscan gobernar la mente. El sistema que se vive en la religión y la realidad que se vive en el Reino de Dios.

En el sistema religioso para “llegar a ser”, se debe “estar por encima de los demás…”. En Dios, alguien que “llega a ser”, es aquel que “sabe estar por debajo de los demás, para levantarlos a una mayor altura espiritual”

En la religión nadie está esperando que crezcas… En la Vida de Dios Sí…”

En la Vida de Dios, el concepto de servicio y esclavitud, son ampliamente diferentes al concepto de la religión.

Es decir, en la Vida de Dios Servicio tiene que ver con Naturaleza y Amor. Esclavitud tiene que ver con libertad.

Son las palabras del Apóstol Pablo en 1 Corintios 9:19 | DHH; “Aunque no soy esclavo de nadie, me he hecho esclavo de todos, a fin de ganar para Cristo el mayor número posible de personas”

Pablo era muy intencional; no estaba obligado a decir lo que decía; había comprendido del Propósito de Dios. Siendo libre, optó por convertirse en esclavo de los demás. Pero con el fin de que las personas lleguen a Cristo.

Este tipo de pensamiento solo nace de una persona que ha sido redimida del temor, llegando a comprender que, no es un objeto de servidumbre, sino un hijo que porta libertad.

Hay un sentido de urgencia espiritual de entender que Dios nunca ha planeado una servidumbre religiosa, porque Él no es un tirano. Si no comprendemos esto, terminaremos alejados de Él; perdiendo así, la posibilidad maravillosa de Servirlo.

Start typing and press Enter to search