La Religión y el reflejo de su muerte – Pastor Sahir Akel

“El mundo está necesitando el reflejo de Dios para poder identificar Su Luz en medio de tantas tinieblas. Sin embargo, ha sido la religión que por cientos de años colaboró para que Su Vida no sea revelada a las personas”

¿Por qué? Porque la Religión, con sus formas trata de educar al ser humano en su relación con Dios, sin que este tenga una Experiencia con Cristo y a través de Él, conocer al Padre.

La religión sustituyó la Relación de Intimidad con Dios.

Hermanos, la religión “tomó a Dios” y lo acomodó a la necesidad del hombre. Nunca le enseñó a relacionarse con Él; porque a la religión no le interesa la relación, sino, el cumplimiento de sus formas.

¿Por qué tantas generaciones han muerto espiritualmente, o no descubrieron que podían tener una relación de intimidad con Dios? Porque las doctrinas permanecieron por encima de la Vida. La exaltación a las formas nos dejó como resultado la Sequía Espiritual.

La Vida debería brotar en medio de aquellos que tenemos Fe, sin embargo, la sequía espiritual condujo a las personas a tratar de calmar la conciencia sin tener en cuenta el deseo de Dios.

Jesús fue muy explícito en Marcos 7:13 | RV60 “…invalidando la palabra de Dios con vuestra tradición que habéis transmitido. Y muchas cosas hacéis semejantes a estas…”

Jesús demuestra que, generación tras generación, se trasladaron cuestiones que nada tenían que ver con la Vida que transmiten las Escrituras. Por esto utiliza un término muy fuerte, “Invalidando”. La Palabra “Invalidar” en el original bíblico significa, “Privar de Autoridad o Cancelar”

“En este caso, los Fariseos, estaban usando las Escrituras a favor de sus costumbres y esto producía una cancelación de la eficacia, la autoridad y la Vida que se podía y se puede alcanzar a través de las Escrituras…”

Hermanos, cuando se invalida la Palabra de Dios por una Religión, Costumbre o Forma determinada, automáticamente deja de Fluir la Vida Eterna que contiene la Palabra; transformando la Biblia en un Libro Histórico, más que en un Libro que expresa la Vida Eterna.

Creo que la Iglesia está sumergida en la vida de un “libro histórico”, más que en la Vida que brota de las Escrituras. Cuando una persona tiene un verdadero encuentro con la Palabra, la esencia de la Palabra lo gobierna. La Vida de la Palabra nos envuelve y es imposible que la Transformación no sea evidente al correr los años.

No olvidemos aquello que expresa Hebreos 4:12 | DHH; “Porque la palabra de Dios tiene vida y poder. Es más cortante que cualquier espada de dos filos, y penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta lo más íntimo de la persona; y somete a juicio los pensamientos y las intenciones del corazón”

Observemos las Escrituras detenidamente, porque presenta a la Palabra como “Algo Vivo, no la presenta tan solo como letras o frases armadas. La presenta como palabras que contienen Vida y que trabajan en el espíritu y en el alma de la persona, con el fin de llevar Vida de Dios a todos los aspectos del ser humano.

Recordemos a Pedro decir en juan 6:68 | TLA; “Simón Pedro le contestó: ¿Y a quién seguiríamos, Señor? Sólo tus palabras dan vida eterna…”

Los discípulos seguían a Jesús porque él los había llamado, pero al mismo tiempo, porque entendieron que sus palabras trasmitían Vida Eterna. Es decir, las palabras de Jesús eran Vivas, contenían y contienen Vida al leerlas hoy.

Si retomamos al libro de Marcos, podemos entender que los Fariseos con sus costumbres, no estaban invalidando un versículo bíblico, estaban invalidando la vida.

“Hebreos muestra el diseño Original de la Vida a través de la Palabra. La Palabra no viene a nuestra vida para matar el ser interior, sino, para llegar a las fibras más íntimas, para Activar la Vida Eterna y para que desde lo profundo de nuestro ser “brote” la Vida de Cristo.”

El diseño principal de Dios al “Edificar Su Iglesia” (como le dijo Jesús a Pedro) ha sido que todo lo que salga de Ella, refleje la Vida Eterna.

“Es imposible que el Dador de la Vida edifique Su Iglesia y la gente que la compone, permanezca muerta…” Es imposible, sujetar un organismo Vivo como la Iglesia, a la doctrina de simples costumbres humanas. Porque se perderá la Creación Original. El diseño Eterno. Se perderá la Relación Original y cuando eso sucede en una Iglesia o persona, ser pierde la Vida Eterna y el Reflejo de ella.

Cada persona refleja la vida que lo Gobierna, pero en Cristo entendemos que fuimos creados para reflejar Su Vida.

Podemos aconsejar, hablar, hacer, parecer personas de Fe… sin embargo, al final del camino se notará la Vida que sale de cada cosa que hacemos. Más allá de que todo lo que haga lleve el nombre de Dios, no necesariamente refleje Su Vida.

La secuencia espiritual para reflejar Su Vida por encima de la religión.

Dice Génesis 1:26 | DHH; “Entonces dijo: Ahora hagamos al hombre a nuestra imagen. Él tendrá poder sobre los peces, las aves, los animales domésticos y los salvajes, y sobre los que se arrastran por el suelo”

Observemos esta secuencia: Dios crea al hombre para que “primero” tenga Su Imagen y, en segundo lugar, para que representara Su autoridad.

La Imagen viene antes de la Autoridad porque la Imagen es un asunto de Vida, y la autoridad es un Asunto de la función de esa Vida...”. El ser humano debe ser gobernado por la Vida de Dios, con el fin de ejercer su función según lo que Dios desea.

No existe Autoridad Espiritual sin la Vida de Dios. Todo lo creado, incluso el diablo, se sujeta a la Vida.

En otras palabras, el ser humano primero debe tener la imagen de Dios para ser como Dios, antes de que pueda tener autoridad de Dios para gobernar en nombre de Dios.

Cuando Dios entra en el hombre se convierte en la Vida del Hombre. Cuando esa vida Fluye, se puede reflejar y es ahí, desde la misma Vida Eterna, que nosotros podemos doblegar la muerte que nos rodea.

La muerte no se vence con muerte, la muerte se vence con Vida. Los problemas no se solucionan con una religión, se solucionan con la Vida de Cristo.

Los verdaderos Hijos, no reflejan doctrinas. Reflejan la Vida Eterna. Nunca se trató en el plan de Dios de, cubrir espacios vacíos con Dios, sino de, dejar fluir la Vida de Cristo.

Start typing and press Enter to search